Entradas

Mostrando entradas de marzo 9, 2014

La figura del dictador latinoamericano en nuestra literatura:

Imagen
Hay varios novelistas latinoamericanas que han desarrollado un mismo tema, quiero destacar a tres de ellos : García Márquez, Roa Bastos y Carpentier (El otoño del patriarca, Yo el supremo, El recurso del método) los observan desde sus conciencias instaladas en la soledad del poder, los modelos de los creadores con dichos y hechos deplorables, sin límites excluyentes entre la realidad y la fantasías. Muchos son los nombres de novelistas contemporáneos que los han inmortalizado, creándose un verdadero tipo literario en nuestra literatura .


Yo el Supremo, de Augusto Roa Bastos; El recurso del método, de Alejo Carpentier; El señor Presidente, de Miguel Ángel Asturias; Oficio de difuntos, de Arturo Uslar Pietri; El dictador suicida, de Augusto Céspedes; La fiesta del Chivo, de Mario Vargas Llosa, La tempestad y la sombra, de Néstor Taboada Terán y en El otoño del Patriarca, de Gabriel García Márquez, cada cual recrea a un dictador con los pedacitos de los dictadores latinoamericanos.

En estos…

Franz Kafka, El proceso.

Imagen

La voz

Imagen
“Creo que todos tenemos un poco de esa bella locura
 que nos mantiene andando cuando todo alrededor 
es tan insanamente cuerdo.”  Julio Cortázar.

Siempre se le veía en las tardes sentaba junto a la loca sin cruzar palabras a esperar las horas sin regresos que tanto la atormentaban…ni los gorriones del puerto, ni las lluvias de marzo, ni el canto de las palomas lograron sacarlo del alma...a él solo lo esperaba…  En las noches oscuras, cuando las nubes jugaban con la Luna, cubriendo el cielo de moretones y los fantasmas se asomaban por todas las rendijas, sentía el embrujo de su voz, mas que sentirla la veía deslizarse en todo en cuanto sus ojos se posaban.  Llegaba con las lluvias y los aparecidos  pero se le perdía… como un lamento que casi no escuchaba…de pronto sintió que la veía...era solo pedazos de sílabas garabateadas en la esquina de aquel papel que guardaba debajo de su almohada…

La Luna debe habérsela llevado a otra ciudad, pensaba mientras se dormía y soñaba con su muerto.