Entradas

Mostrando entradas de mayo 22, 2016

Paradiso: Una deuda con José Lezama Lima.

Imagen
Trato de leer por estos días a Paradiso, es un reto, una deuda, una promesa. En otra época tenias que leerlo escondida, lo que le daba a la lectura un cierto morbo que lo hacia muy atractiva a los estudiantes de Humanidades, aunque se había publicado en el 66 era casi un delito porque la dictadura la desapareció y encontrarla era tan difícil como encontrar una aguja en un pajar.

Siento que me voy a sumergir en la novela como me dice un amigo, <vas a flotar, sumérgete> y eso hago, hasta lo he ensayado y he descubierto algo muy importante para mi, lectora insaciable y majadera, ya en mis lecturas salteadas me he enfrentado al primer obstáculo la expansión del lenguaje que reemplaza a la realidad en toda obra narrativa, en Lezama adquiere nuevos tonos, nuevas jerarquías donde el autor organiza al mundo novelesco en una especie de simbiosis de culturas, griegas, romanas, orientales y lo confieso, le temo no estar a la altura del intelectual refinado pero no me rindo y voy al asedio…

Ahora.

Imagen
Ahora que con Internet lo sabemos todo,
que olvidamos la vida en los semáforos,
que lo problemas los soltamos por el mundo
y la guerra sigue siendo un mal inevitable.

Ahora que ya conoces mis horarios,
que nunca me despierto antes de las ocho,
que tengo una gata y un perro que me levantan
y solo necesito un altavoz para
que los oigan en todos los confines del planeta:

¿Cómo durmió anoche, compañero?
Y me asomo a tu ventana y te bombardeo con flores
que huelen a mar, a incienso, a pan recién horneado
porque son online.

Y no miento cuando te digo que las corté esta mañana
en mi jardín virtual donde siembro junto a las flores
nombres, besos, poemas, adióses, abrazos, lágrimas,
requiebros, perretas, arrumacos y aguaceros.

Publicado por gini