Entradas

Mostrando entradas de julio 3, 2016

Alma

Imagen
Mentir, golpear,
odiar, galopar,
el infinito no aguarda,
yo soy el infinito.

Las glorias y los aplausos,
depredadores de la insolencia
las palabras no son dardos
para la muerte.
también las rocas tienen su lenguaje
su alma.

Los violadores
los depredadores, odiadores
 perdieron la suya
el día de las brujas
siempre rastrean para encontrarla
no importa cual
ni donde.

Domestican el silencio
y quieren mi alma.


Los dioses tambien pasan de moda.

Imagen
Estas reflexiones baratas, no me cuestan nada, por eso lo digo, no por otra cosa, se me ocurrieron mientras hago el desayuno, lo dejo a medias y busco mi rincón desde donde salen estas ocurrencias de quien vive en este mundo y oye noticias, tiene internet, esta en Facebook , en Twitter y este año va a votar por primera vez

Siempre acudimos a un altar ante el cual nos arrodillamos, casi siempre el más común, al que tememos porque no somos capaces de escoger nuestros propios misterios, algunos  se esconden y rinden culto a dioses paganos, sienten miedo de la opinión del mundo o del amigo cómplice que nos susurra al oído todo lo que nos gusta escuchar y ante e él también se arrodillan o lo moderno, se buscan un robot, made in China que a todo dicen YES porque los dioses también pasan de moda y estamos en un cambio de Era para muchas cosas para otras, algunos siguen en sus tribus, eso lo dejo para otra reflexión que me acompañara nada más ni nada menos que el mismito Friedrich Wilhelm Ni…

Secreto VI. Yaya y el señor Mercio López.

Imagen
-¡Hijo de puta! ¿Qué le has hecho ahora a mi niña?

Era la voz de Yaya que se se había quedado clavada en todo los actos de su vida, la que Secreto creyó oír, la escuchaba cuando la olfateaba, cuando el recuerdo se aparecía y no la dejaba respirar. No podía evitarlo, los recuerdos viajaban con ella dentro de sus matules y lo que es peor dentro de su mente.
Yaya estaba llegando cargada de cosas para que a su niña no le faltara lo elemental hasta encontrar otra solución para ella, la protegía a distancia, no dejaría que nadie la tocara, ni le hiera daño, bastante ya sabía de la vida a sus cortos años. No, a Secreto no le pasaría lo mismo, ella existía para evitarlo, lo impediría aunque tuviera que enfrentar al caballero de la casona.

Mercio López era un violador, habitaban en él  muchas formas de serlo, conocía técnicas eficaces para violar el alma, sin rozar las zonas destinadas al placer era un experto en insultar, herir, tocar los puntos sagrados de la mente humana, todos los calific…