El amor en los versos de Jose Martí.

Poema IV - Yo Visitaré Anhelante de José Martí.Martí poeta, Martí transformador de la lengua castellana. La modernidad y su estilo único.


Yo visitaré anhelante

Los rincones donde a solas

Estuvimos yo y mi amante

Retozando con las olas.


Solos los dos estuvimos,

Solos, con la compañía

De dos pájaros que vimos

Meterse en la gruta umbría.


Y ella, clavando los ojos,

En la pareja ligera,

Deshizo los lirios rojos

Que le dio la jardinera.


La madreselva olorosa

Cogió con sus manos ella,

Y una madama graciosa,

Y un jazmín como una estrella.


Yo quise, diestro y galán,

Abrirle su quitasol;

Y ella me dijo: “¡Qué afán!

¡Si hoy me gusta ver el sol!”


“Nunca más altos he visto

Estos nobles robledales:

Aquí debe estar el Cristo,

Porque están las catedrales.”


“Ya sé dónde ha de venir

Mi niña a la comunión;

De blanco la he de vestir

Con un gran sombrero alón.”


Después, del calor al peso,

Entramos por el camino,

Y nos dábamos un beso

En cuanto sonaba un trino.


¡Volveré, cual quien no existe,

Al lago mudo y helado:

Clavaré la quilla triste:

Posaré el remo callado.

                                                                         

Poema Copa Con Alas de José Martí.


Una copa con alas: quién la ha visto

antes que yo? Yo ayer la vi. Subía

con lenta majestad, como quien vierte

óleo sagrado: y a sus bordes dulces

mis regalados labios apretaba:?

Ni una gota siquiera, ni una gota

del bálsamo perdí que hubo en tu beso!

Tu cabeza de negra cabellera

?Te acuerdas?? con mi mano requería,

porque de mí tus labios generosos

no se apartaran. ?Blanda como el beso

que a ti me transfundía, era la suave

atmósfera en redor: La vida entera

sentí que a mí abrazándote, abrazaba!

Perdí el mundo de vista, y sus ruidos

y su envidiosa y bárbara batalla!

Una copa en los aires ascendía

y yo, en brazos no vistos reclinado

tras ella, asido de sus dulces bordes:

Por el espacio azul me remontaba!

Oh amor, oh inmenso, oh acabado artista:

en rueda o riel funde el herrero el hierro:

una flor o mujer o águila o ángel

en oro o plata el joyador cincela:

Tú sólo, sólo tú, sabes el modo

de reducir el Universo a un beso!

                                                               

Cese, señora, el duelo...

Cese, señora, el duelo en vuestro canto, 

¿Qué fuera nuestra vida sin enojos? 

¡Vivir es padecer! ¡sufrir es santo! 

¿Cómo fueran tan bellos vuestros ojos 

Si alguna vez no los mojara el llanto?

Romped las cuerdas del amargo duelo. 

Quien sufre como vos sufrís, señora: 

Es más que una mujer, algo del cielo, 

Que de él huyó y entre nosotros mora.

                                                           

El mejor caballero...

Poema A Emma de José Martí.

No sientas que te falte

el don de hablar que te arrebata el cielo,

no necesita tu belleza esmalte

ni tu alma pura más extenso vuelo.

No mires, niña mía,

en tu mutismo fuente de dolores,

ni llores las palabras que te digan

ni las palabras que te faltan llores.

Si brillan en tu faz tan dulces ojos

que el alma enamorada se va en ellos,

no los nublen jamás tristes enojos,

que todas las mujeres de mis labios,

no son una mirada de tus ojos…

                                                                     

Más de su poesía, escuchenla, porque a mi me parece oírla en su voz, intentenlo.

Y te busqué por pueblos,
Y te busqué en las nubes,
Y para hallar tu alma
Muchos lirios abrí, lirios azules.
Y los tristes llorando me dijeron:
?¡Oh, qué dolor tan vivo!
¡Que tu alma ha mucho tiempo que vivía
En un lirio amarillo!?
***
Mas dime ?¿cómo ha sido?
¿Yo mi alma en mi pecho no tenía?
Ayer te he conocido,
Y el alma que aquí tengo no es la mía.
Poema.
Y Te Busqué Por Pueblos de José Martí.

                                                                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario