Yo, la peor de todas.


Hasta llegué a creerme a creerme cosas y a vivir en un gajo o debajo de la mata de aguacates, la que se quedó allá al fondo del patio al lado de la casa de Juliana.

Me gustaba su apellido porque me era fácil decirlo a pesar de la R... nunca supe como llegué a enterarme o quién me lo dijo. Bobadas... pensé y salí en busca de girasoles.

Alguien que no me había visto por el barrio, evidentemente , se me acercó con algo en las manos, sentí miedo, era un desconocido, aunque tuve el presentimiento que me confundía con alguien.
Me han reconocido , pensaba , mientras caían las primeras gotas de lluvia y mis girasoles se retorcían.

_Me dijo algo, eso solo lo he leído en el libro de cuentos de Karen Blixen y hace tanto...

- Pero si yo no he dicho nada, caballero ¿Que bobadas son esas ?
No me creyó... y siguió su camino...

- Caballero, caballero, no se vaya...

-¿ Eres de algún libro de cuentos.?
- Tibio, tibio...

- ¿De la guerra  entonces?
-Tibio...

-¿Del más allá?
-Frío, frío...
jajajajajaja

 ¿Del cielo entonces?
..............

 Dije, no sin cierta coquetería que ya empezaba a aparecer hasta nuestros días... no lo pude evitar a pesar de los regaños de mi mama:
- Deja la satería que nada bueno trae y ven a ayudarme... fulanita...

-Doblaba ya por la esquina, cuando alcance a vocearle.
--Caballero... caballero... no se vaya, se lo suplico, soy real... soy yo... Yo, la peor de todas, la del puente... míreme bien... yooo...
Vengo de Comala y le traje esta flor...



Entradas populares de este blog

Giniteando vs Jineteando. Primera Parte.

Mañana será el cumpleaños de mi padre JESUS MIGUEZ OTERO, no había otra cosa que le gustara más que una celebración.

Del jardín de las delicias.